miércoles, 19 de marzo de 2014

Saludos

Bienvenido lector aventurero. Antes que nada he de decir que, no soy un escritor, no me forme como tal, ni me preparé académicamente para tal labor, esto no me ha impedido escribir algunos cuentos y algunos libros, pero si me ha hecho dudar de publicarlos. No obstante aquí me encuentro compartiendo esto.

El primer libro de las crónicas de la orden del gato azul surgió de una serie de publicaciones semanales que hacía en un foro hace algunos años. Lo que leerán a continuación, si se atreven, es una reedición de esas historias que publiqué entre finales del 2010 y principios del 2011. He cambiado algunos nombres y agregado algunas líneas que siento explicaran mejor algunas cosas, pero la historia en general es la misma, solo ha sido pulida un poco más.

No cuento con un editor y como ya he explicado mi formación no ha sido en lenguas sino en artes visuales, sepan disculpar las faltas ortográficas o de acentuación que aparezcan y que con gusto arreglaré de ir enterándome. Si bien la historia, de mi autoría, se encuentra registrada elijo compartirla gratuitamente por este medio, en un punto porque considero que la “piratería” es inevitable en el mundo de la informática, pero más importante porque considero que es trascendente para los artistas el divulgar su obra a todos. La comercialización de los bienes culturales limita el alcance y la exposición de algunos sectores de la sociedad a determinadas obras que están por afuera de su nivel económico. Quizá algún día edite el libro en un formato impreso en papel y aquel que quiera comprarlo podrá hacerlo, pero poder leerlo debe estar al alcance de todos.

Dejo para más adelante mis opiniones más profundas sobre la propiedad intelectual y los invito a leer el prólogo del primer libro, con la promesa de ir agregando los siguientes capítulos, rediseñar el aspecto del blog e ir agregando ilustraciones. Al día de la fecha tengo tres libros escritos y un cuarto a terminar, pero soy consciente de que leer de internet es agotador y no suele ser tan práctico como leer del papel por esto iré publicando periódicamente hasta completar el primer libro, para no cansarlos. Espero sus comentarios y agradezco la divulgación. 


Este prólogo, que no se encontraba como tal en la primera publicación, está inspirado sin duda en el cuento del gato con botas, uno de mis favoritos, la historia luego continuará por otros rumbos.