martes, 24 de febrero de 2015

Pastel de Cucarachas


El pastel de cucarachas o pan de cucarachas es un producto de la cultura enana. Los insectos, así como los hongos, forman parte de la alimentación habitual de los enanos en sus minas siendo uno de los pocos que pueden producir ellos mismos. Los ingredientes del pan de cucarachas, aunque la receta puede variar entre reino y reino, son: Harina de cebada o malta, papas, agua, sal, miel y cucarachas. El aspecto es el de una torta aplanada y compacta que luego es bañada en miel y se le agregan las cucarachas enteras sobre ella. Es consumido como un postre en ocasiones por el sabor dulce que le agrega la miel, aunque esta se incluye principalmente para poder adherir a las cucarachas asadas. 

Muchas tabernas sirven este alimento a los enanos que las frecuentan pues sus ingredientes se encuentran en todos lados. Los humanos no acostumbran ingerir este pan aunque algunos aventureros del paladar lo hacen y llegan a disfrutarlo. Para otros humanos es un reto de valor o un juego de borrachos comer pastel de cucarachas. En algunos lugares las cucarachas son reemplazadas por frutas secas para estar más a gusto de los comensales, los enanos consideran a esta una versión pobre de su afamado postre.


Ingredientes:

Una taza y media de papas
Una taza y media de harina de cebada o malta
Una cucharada de extracto de Malta (opcional para dar color)
Tres cucharadas de aceite de oliva
Una cucharada de sal
Cucarachas a gusto (o avellanas o cualquier otro tipo de fruta seca)
Cuatro cucharadas de Miel

Preparación:

Pelar las papas y cortarlas en trozos pequeños, luego ponerlas hervir en agua hasta que estén blandas. Colar el agua y aplastar las papas hasta hacer puré. Agregar  un cuarto de taza de agua con la sal y el extracto de malta, si se desea agregar el último, y luego mezclar con las papas. Agregar el aceite de oliva y mezclar con la masa. Agregar la harina de malta o cebada y amasar hasta conseguir una masa homogénea.

Preparar el horno en temperatura baja. Colocar la masa en un molde redondo, o darle forma circular a la masa dejándola de no más de una pulgada de alto. Si se utiliza un molde aceitarlo previamente para poder desprender fácilmente el pastel o pan. Realizar cortes de media pulgada a la masa con una separación de una pulgada entre cada uno, si bien el dibujo a realizar es a gusto personal es recomendable el de rejilla o sea cortes de un lado al otro y perpendiculares entre sí. Estos cortes son de suma importancia porque ayudan a la horneada del pan que de otra forma quedara muy húmedo en su interior y a su vez permiten que la miel quede atrapada entre ellos. Dejar en el horno a temperatura baja por una hora o hasta ver que la corteza empieza a oscurecer.

Dejar enfriar unos minutos el pan. Asar las cucarachas y reservar o si se quiere una versión más pobre preparar con avellanas o cualquier otra fruta seca triturada o picada. Verter la miel sobre el pan y luego esparcir las cucarachas o las frutas secas.

Si se ha preparado bien el resultado será una miga ligeramente esponjosa con una corteza dura.



Referencias:


  1. La taberna de Bruen servía pastel de cucarachas.
    Maz hablando con una moza: “A ver señorita cámbienos este pastel de frutillas por uno de cucarachas.” (cI/5).