martes, 20 de enero de 2015

Paloma Peregrina



Eran aves de aproximadamente nueve pulgadas de alto de plumaje pardo con manchas blancas y negras y de pecho blanco. Eran capaces de volar a grandes velocidades, cubriendo en un día de vuelo el recorrido que un caballero hacía en cinco (aproximadamente 450.000 pasos). Se alimentaban de semillas y frutas pequeñas, y en ámbitos urbanos habían aprendido a comer pan y migas así como otros restos de alimentos elaborados que pudieran encontrar en el suelo de una aldea. Realizaban nidos con ramas finas que entrecruzaban y cuidaban los huevos, que solían ser dos, entre ambos en la pareja. En algunos lugares, sobre todos los cercanos a las costas de los océanos se habían convertido en una plaga.


Procedencia y distribución:

Eran originarios de Gudang, aunque fueron introducidos en Fenor y Denjiia como mensajeros.


Utilización o consumo:

Convivían con el hombre aunque no siempre podían domesticarse. Las palomas peregrinas entrenadas para enviar mensajes podían hacer recorridos de hasta tres días, siempre que conocieran bien el camino. Los reyes de Gudang las habían utilizado para establecer una poderosa red de comunicaciones en sus islas. No obstante, las palomas podían ser interceptadas y cazadas, por lo que no siempre constituían el mejor sistema en tiempos de guerra.


Referencias

1-    Neilad hablando sobre Liz Dahara Brorah:
“-Sí, durante un tiempo nos escribimos cartas. Usábamos una paloma para comunicarnos.” (cI/3)