miércoles, 21 de enero de 2015

Pulga de las rocas


La pulga de las rocas era un insecto de mayor tamaño que su pariente la pulga común, pero aun así pequeño casi de 1/6 de pulgada, de color negro oscuro. Su principal diferencia radicaba en el hecho de que estas parasitaban preferentemente a orcos, aunque eran capaces de atacar a otros animales sobre todo lobos. Vivian generalmente en el pelaje de los lobos que los orcos montaban, pero preferían parasitar a los orcos, para esto se habían adaptado desarrollando dos tubos bucales más grandes que dejaban una gran herida en hombres y elfos cuando eran atacados por ellas. Las pulgas comunes pasaban la vida adulta siempre en sus huéspedes mientras que las pulgas de las rocas eran capaces de saltar a esconderse entre las rocas del suelo más húmedas y frías, incluso el barro, esperando un nuevo huésped. Esto era así porque en muchas ocasiones un huésped infestado por una colonia grande de pulgas de las rocas podía morir en poco tiempo, las pulgas entonces abandonaban el cadáver en espera de otro huésped más fuerte que pudiera soportarlas. Los orcos simplemente habían aprendido a vivir con ellas ya que no les afectaba tanto como a otras criaturas.


Procedencia y distribución:

Se desconoce su procedencia pero se encontraban preferentemente en la cercanía de los orcos y allí donde ellos hubieran ido.


Utilización y Consumo:

Ninguno, se consideraban una plaga.