martes, 24 de febrero de 2015

Celebración de Cumpleaños

Entre los nobles humanos de los reinos de Kiem, sobre todo en Fenor y Denjiia, se acostumbraba llevar un registro exacto de los nacimientos. Esto originó que se comenzase a celebrar el día del nacimiento de los hijos, en un comienzo como agasajo a los padres pero luego a las personas que habían nacido ese día. Con el correr de los años no solo se realizaba a los niños sino también a los adultos. Terminó por convertirse en una celebración obligada en las altas clases y a veces producto de despampanantes derroches.

Las clases bajas, generalmente no alfabetizadas, pasaban de esta costumbre, ya que solo llevaban un registro aproximado de sus edades y casi nunca conocían el día exacto de su nacimiento. Sin embargo en el reino de Fenor, donde la alfabetización era más alta, sobre todo después de la segunda mitad del siglo XIII, muchos burgueses habían adoptado esta costumbre, aunque no realizaban fiestas tan extravagantes como los nobles.

Las características de la celebración varían mucho entre los reinos y las clases sociales. Cuando se trata de reyes y príncipes es parte del protocolo presentarse con presentes, a parte de una buena oportunidad para obtener alianzas o reforzar las mismas. En las clases bajas o incluso en las familias nobles los presentes no son obligados. Sin embargo ofrecerle algo sabroso de comer al cumpleañero es común, algo que él tendrá la oportunidad de compartir con los invitados en señal de aceptación y camaradería. Aunque se conocen casos de postres más exóticos servidos en “cumpleaños”, el pastel resulto ser el más conveniente pues podía hacerse una gran cantidad de un mismo, que luego sería dividido en porciones.